Historia del graffiti

Historia del graffiti

¿Quién no conoce la palabra graffiti? Es una expresión mundial, en cada rincón del planeta la gente sabe de lo que le hablan cuando le hacen referencia a este término.

Pero, quizás muy pocos sepan cuál es el origen de este movimiento, que nació como una forma de protestar contra el sistema hasta transformarse en arte, a continuación la historia del  graffiti.

Graffitis
Graffiti on Exterior wall, Valparaiso, Chile

💯 ¿Cuándo comienza la historia del graffiti?

Los primeros paso en la historia del graffiti comenzaron a aparecer en la década de los años 60, cuando los intérpretes de los géneros musicales de hip hop y rap, comenzaron a marcar paredes, muros y estaciones del tren de Nueva York (Estados Unidos), para dejar sus firmas.

Y es que la palabra graffiti se deriva de la griega graphein (escribir). El plural se convierte en graffito.

Porque de eso se trataba, de ir dejando sus rastros en lugares públicos como una demostración de rebeldía y competencia entre ellos, sobre quiénes rayaban más lugares.

Ya para el inicio de 1970, uno de los graffiteros comenzó a llamar la atención de la sociedad.

Se hacía llamar TAKI 183 y como su trabajo oficial era entregar mensajes y paquetes en Nueva York, se encargó de realizar graffitis con su firma en los lugares en los que cumplía con sus recados.

Fue TAKI 183, que hasta fue entrevistado por los más prestigiosos medios del país, quien logró inspirar a cientos y cientos de jóvenes estadounidenses que querían dejar también su legado en muros y paredes de la ciudad.

Graffiti de rapero
Mira este Graffiti de rapero

El graffiti toma la Gran Manzana

Después del auge del arte de TAKI 183, comenzó todo un movimiento que consistió en la aparición de cientos de graffitis por todos los espacios emblemáticos de Nueva York, como las estaciones del metro, parques y plazas. A la par, iba creciendo también el grupo de raperos y hiphoperos, principales participantes del graffiti.

Fue tal la cantidad de marcas y dibujos en las paredes, que el gobierno local tuvo que invertir el increíble monto de 300 mil dólares en labores de limpieza, saneamiento y eliminación de graffitis en las instalaciones de desembarque del metro neoyorquino.

Y es que la idea de los graffiteros era abarcar el mayor número de lugares públicos, donde dejaban sus firmar. Mientras más dibujos hacían, más estatus ganaban dentro de su comunidad. Era una cuestión de fama, sin duda.

Pero, como todo, el graffiti también fue evolucionando. Y fue así como comenzaron a surgir verdaderos artistas, que no solo se quedaban en firmas, sino que hacían reales obras de arte en cualquier superficie de la ciudad. Uno de ellos es Keith Haring, un creador que comenzó pegando afiches en las paredes, para luego dibujar sobre paredes.

Haring rápidamente, ganó fama gracias a la cobertura mediática. De repente, sus obras dejaron de verse únicamente en las calles, sino también en los principales museos de la ciudad donde comenzaron a mostrar sus creaciones.

Más y más espacios pintados

Partiendo de los trabajos de Haring como fuente de inspiración, el movimiento fue incorporando más y más personas que veían en el graffiti, un movimiento para hacer declaraciones en contra de los gobiernos, protestar, dejar rastro o simplemente, exponer sus talentos.

La instauración de los géneros break dancing, hip hop y rap y su extensión hacia otros países, incidió en que el graffiti también se expandiera velozmente fuera de las fronteras estadounidenses. Ganó mucho apoyo, gracias también a la exposición que los canales de televisión le dieron al movimiento.

Pronto, los principales expositores definieron al graffiti dependiendo del estilo. Lo dividieron de la siguiente manera:

  1. Graffiti público, el cual tiene como fin dejar mensajes políticos y sociales, humorísticos o vulgares en los espacios públicos. Su fin es llegar a un público amplio. También se le llama graffiti de protesta.
  2. El art graffiti, que está más apegado al origen del movimiento, el cual se remonta a los 70. Se utiliza frecuentemente los elementos gráficos como firmas, etiquetas o dibujos asimétricos, que tratan de expresar el estilo de los creadores. Destacan por el gran uso de colores intensos.
  3. Existe un tipo de graffiti de menor calidad y categoría, se le llama latrinalia. Se pueden ver en baños públicos, paredes que rodean las autopistas, vagones de trenes, etc. No tienen mensajes particulares, más que el insulto, amenazas y groserías.

Aún vigente

Aunque a principios de la década de los 90, el graffiti fue perdiendo peso e importancia, a mediados de esa era ganó un poco de representación gracias a la influencia que tenían los jóvenes skaters.

Gracias también a la instauración de otros métodos gráficos brindados por la tecnología, nació otra generación de artistas que se unieron al movimiento conocido como Street Art.

Son expositores con mucho talento y que hoy en día, tienen un gran respeto en el mundo artístico, entre ellos destacan Jean Michel-Basquiat y Bansky.

Está es la historia del graffiti, ahora nos toca a nosotros que siga creciendo.

➡️ Es por esta razón que el arte callejero nunca morirá.
Nuestra puntuación

Las Entradas más Recientes:

1 comentario en “Historia del graffiti”

Deja un comentario